Entradas

Mostrando entradas de 2011

La Pedriza del Manzanares (2). Los pioneros.

Si en 1931, aunque en otro sentido, Edmund Husserl había defendido como método del conocimiento “ir a las cosas mismas”[1], este ir a las cosas mismas ya había sido adoptado por los hombres que formaron la Institución Libre de Enseñanza en general y por Francisco Giner de los Ríos en particular como método de aprendizaje y de Enseñanza. Tal como dejaron escrito en el Boletín de la Institución Libre de Enseñanza al crear la “Sociedad para el estudio del Guadarrama” y frente a las vías indirectas de conocimiento, las bases del excursionismo llevaban “a estudiar la naturaleza en el medio de ella; la industria, dentro de las fábricas; el arte, ante os monumentos; la geografía, recorriendo la tierra; la historia, en los archivos y museos, y aun en los sitios en que tuvieron lugar los acontecimientos; la sociología, hablando y viviendo con las gentes”.[2] En el espíritu de los hombres de la Institución Libre de Enseñanza había el claro convencimiento de que el estudio de las diferentes dis…

La Pedriza del Manzanares (1)

El macizo de La Pedriza del Manzanares, inserto en el corazón de la Sierra del Guadarrama, en el Sistema Central y perteneciente a la Comunidad de Madrid, es hoy día un lugar de visita  y de parada imprescindible para todos aquellos que quieran tener un conocimiento adecuado de los paisajes naturales de esta sierra en concreto y de la Comunidad de Madrid en general.
En la actualidad, cualquier visitante puede recorrer las veredas, caminos y pistas forestales, debidamente acondicionadas y señalizadas, de este paraje natural sin parangón con el resto de la Sierra del Guadarrama con las comodidades que la protección actual por parte de las autoridades regionales permite. Sendas minuciosamente señalizadas, mapas al pie del camino que nos indican el lugar exacto en el que nos encontramos, miradores con postes informativos en el que se incluyen fotos del horizonte montañoso con los nombres de los picos y las zonas más emblemáticas que desde dichos miradores pueden contemplarse, una carret…

MEMORIA E HISTORIA EN LA FIGURA DEL TESTIGO (VICTIMA Y VERDUGO)

Según Enzo Traverso “Historia y memoria nacen de una misma preocupación y comparten un mismo objeto: la elaboración del pasado.” Sin embargo, aunque compartan el fin hacia el que se encaminan, no son lo mismo. “La historia es un relato, una escritura del pasado según las modalidades y reglas de un oficio” En cambio, “la memoria es eminentemente subjetiva. Queda anclada por los hechos que hemos presenciado, de los que hemos sido testigos, es decir actores, y a las impresiones que han dejado en nuestro espíritu [...] El relato del pasado prestado por un testigo [...] será siempre su verdad, es decir, la imagen del pasado depositada en sí mismo.” Y sigue diciéndonos, “La memoria es una construcción, siempre filtrada por conocimientos adquiridos con posterioridad, por la reflexión que sigue al suceso, por otras experiencias que se superponen a la originaria y modifican el recuerdo [...]En conclusión, la memoria individual o colectiva es una visión del pasado siempre matizada por el prese…

UNAMUNO Y LA AGONÍA DEL CRISTIANISMO.

Dice Unamuno en El sentimiento trágico de la vida: “No quiero morirme, no; no quiero ni quiero quererlo; quiero vivir siempre, siempre, siempre, y vivir yo, este pobre yo que me soy y me siento ahora y aquí, y por esto me tortura el problema de la duración de mi alma, de la mía propia.”[1]             Esta es la motivación más fuerte que mueve el pensamiento de Unamuno. Es por esto por lo que actúa. Pero es esto lo que le hace concebir la vida como tragedia. En las palabras señaladas más arriba está resumida gran parte de la concepción de la vida que Unamuno mantiene. Quiere ser siempre, quiere vivir siempre, no quiere morir. El cristianismo ha hablado de la vida después de la muerte, de la resurrección de la carne, de la sangre redentora. Pero ¿En qué consiste ser cristiano? A esto va a consagrar su esfuerzo en las páginas que componen este breve ensayo. Vamos a verlo más detenidamente.
            Unamuno escribe esta obra en París, “para un público universal y más propiamente fran…

ALETHEIA

El concepto griego aletheia ha cosechado gran eco a lo largo de la historia de la filosofía y ha servido como apoyo a la explicación que del concepto de verdad se ha dado. Como primera aproximación a una definición diremos quese traduce por des-ocultamiento, des-velamiento. La búsqueda de la verdad, explicada a través de la aletheia, será pues dar luz a lo oculto, a lo oscuro, a lo velado.
Uno de los primero en afianzar este término fue Platón[1], en el conocido “mito” o símil de la caverna. Lo que el esclavo ve en realidad son reflejos, sombras que proyecta la luz lejana. Se desenvuelve en la semioscuridad de su modo de aproximarse a las cosas, a los entes. Para dar luz a su entendimiento, necesita volverse, girarse hacia la luz que causa las sombras. Lo primero que encontrará será la luz artificial, de las antorchas. Pero no se puede quedar ahí, debe seguir hasta encontrar la salida de la caverna y ver la luz natural del sol. Este es el camino de la sombra a la luz, de la doxa a la …

EL EXTRANJERO DE ALBERT CAMUS Y LA NOVELA FILOSÓFICA.

Es significativo el título que Camus elige para esta breve pero intensa novela. El extranjero del que Camus habla no tiene nada ver con la nacionalidad del protagonista o con que se encuentre fuera de su lugar de origen.
La idea que aquí se quiere transmitir es la de algo que se estaba produciendo en los años en que escribió la novela. El siglo XX ha sido un siglo cargado de migraciones. Unas, hasta cierto punto, voluntarias, buscando una vida mejor, con mayores oportunidades, buscando la ganancia económica con vistas a regresar al país de origen con los ahorros generados. Las otras, las que nos interesan, obligadas. El siglo comienza con la Revolución Rusa de 1905, sigue la Primera Guerra Mundial del 14 y mientras ésta se desarrolla, la Revolución Rusa del 17. Cuando parecía superado este comienzo turbulento del siglo,  (cuando en España se abría la ilusión de que el sistema democrático podía funcionar con el advenimiento de la Segunda República, estalla nuestra última Guerra Civil,…

¿LITERATURA Y FILOSOFÍA?

Por supuesto que la literatura, como ningún quehacer que provenga del hombre, esta desprovista de ideología, de intención política. No creo que exista nada en la creación artística o filosófica del hombre que no persiga crear adeptos a la ideología que el autor profesa. Incluso aquellas creaciones artísticas que se consideran despolitizadas, sin carga ideológica, pongamos por caso una película del tipo a las que llevan a millones de espectadores en todo el mundo a las salas, como por ejemplo la dirigida por Jay Roach en el año 2000 titulada “Los padres de ella” (Meet the parents), con un reparto “espectacular” con alguno de los actores más consagrados por la crítica en la industria cinematográfica americana, calificada por estos mismos críticos como cine sin pretensiones (salvo las de hacer caja o taquilla, se entiende) y creado para el entretenimiento (si es que a este producto se le puede llamar creación artística). En mi opinión, este cineestá tan cargado de ideología como cualquie…

Filosofía y Literatura

Lo que sigue no es más que un intento de dar respuesta a una serie de cuestiones que hoy en día están sobre la mesa y que en un mundo en el que parece que todo vale en cualquier disciplina en general y en filosofía en particular, merecen ser tenidas, al menos en cuenta. Merece la pena preguntarnos si el discurso filosófico clásico es el único modo de discurso que debe ser valorado a la hora de exponer los asuntos de los que la filosofía ha tratado. Merece la pena preguntarnos si la filosofía, con ese modo de discurso, ha conseguido aproximarse o dar una respuesta válida a qué sea eso de la condición humana y si, además, ha conseguido hacerse valer en un número considerable de personas o si más bien ha quedado reducida, gracias a  su opacidad, al requerimiento de esfuerzo por parte del lector que se sumerge en ella, a la paulatina eliminación y desvalorización dentro de nuestro sistema educativo, a la pereza y a la falta de utilidad que la gran mayoría encuentra en sus indagaciones, …

“LA PEDAGOGÍA DE ORTEGA Y GASSET” Y “VIRTUDES Y VICIOS DE LA PROFESIÓN DOCENTE” por Manuel García Morente.

Estos dos artículos fueron publicados por García Morente en Revista de Pedagogía, concretamente “La pedagogía de Ortega y Gasset”, en Revista de Pedagogía (Madrid), núms. II-III, 1922, págs. 41-47 y 95-101 y “Virtudes y vicios de la profesión docente”, enRevista de Pedagogía 169 (1936)y recuperados posteriormente por Ángel Casado y Juana Sánchez-Gey en Filósofos españoles en Revista de Pedagogía (1922-1936), Tenerife, Ed. Idea, 2007,donde se recogen los estudios que grandes pensadores españoles publicaron en esta revista.
El primer artículo trata de desentrañar el valor pedagógico de El Espectador, desmarcándose de la pedagogía al uso. Distingue en la pedagogía entre el ideal al que atiende la educación, su para qué, su fin y los medios para alcanzar esos fines, otorgándole un valor primordial a los fines sobre los medios. Sostiene que en toda época hay un ideal de hombre que está a la base de la pedagogía y que el modelo que se da en su época (y que ahora perdura y recobra fuerza), in…

A propósito de Ortega, Tomás Pollán y la falsedad del estudiar

La idea principal que sustenta esta lección podríamos entresacarla de estas líneas: no consiste en decretar que no se estudie sino en reformar profundamente ese hacer humano que es el estudiar y, consecuentemente, el ser del estudiante. Para esto es preciso volver del revés la enseñanza y decir: enseñar no es, primaria y fundamentalmente, sino enseñar la necesidad de una ciencia, y no enseñar la ciencia cuya necesidad sea imposible hacer sentir al estudiante. Desde esta idea podemos desentrañar todo lo que Ortega nos dice en esta lección. Que estudiar sea una falsedad viene dado, según nos cuenta el autor, por la necesidad del propio estudiante. El que crea una ciencia lo hace por la necesidad interna y vital de dar respuesta a alguna pregunta. La ciencia surge así de la necesidad.  Pero el creador de la ciencia no es el estudioso de la ciencia. El estudiante no se acerca a la ciencia por necesidad interna y vital sino por causas externas a sí mismo, para conseguir otros fines, como m…

El cine y el campo de concentración.

Desde que se llegó a conocer lo que pasaba en los campos de exterminio, el cine ha encontrado numerosos problemas para representarlo. Los asesinatos masivos que allí se llevaron a cabo han supuesto un dilema ético, y por lo tanto estético, para todos los realizadores que han tratado de aproximarse a representar esta realidad a través de la imagen cinematográfica. Si este problema es claro en lo que se refiere al cine documental, es aún mayor en el cine de ficción, aquel que ha intentado reproducir con actores y decorados el horror del exterminio.
Las primeras  imágenes filmadas a todo color por Georges Stevens en las que se mostraban escenas de liberación de los presos de los campos de exterminio  acabaron siendo censuradas por el gobierno americano por su extremada crudeza. Desde entonces, el blanco y negro ha sido, casi siempre, norma en los documentales sobre el Holocausto. En el primer momento, cuando aún no había una predisposición por parte del cineasta a preparar su trabajo, …