Entradas

MEDITACIONES SOBRE EL EXILIO A RAÍZ DE LA INTERPRETACIÓN DE FRANCISCO CAUDET.

El siglo XX (como lo está siendo el XXI) ha sido un siglo cargado de migraciones. Unas, hasta cierto punto, voluntarias, buscando una vida mejor, con mayores oportunidades, buscando la ganancia económica con vistas a regresar al país de origen con los ahorros generados. Las otras, las que nos interesan, obligadas. El siglo comienza con la Revolución Rusa de 1905, sigue la Primera Guerra Mundial del 14 y mientras ésta se desarrolla, la Revolución Rusa del 17. Cuando parecía superado este comienzo turbulento del siglo, y cuando en España se abría la ilusión de que el sistema democrático podía funcionar con el advenimiento de la Segunda República, estalla nuestra última Guerra Civil, con las desastrosas consecuencias a nivel general y filosófico y literario en particular, que ya todos conocemos. Nada más finalizar nuestra guerra, comienza la Segunda Guerra Mundial, con el genocidio nazi o la barbarie de Hiroshima y Nagasaki. Después, el mundo queda constituido en bloques que representan…

EL TEXTO Y SUS LECTURAS.

Rescatando un viejo escrito
Abordar el texto y sus lecturas implica abordar, casi en su totalidad, todos los aspectos de la historia del pensamiento occidental, es decir, supone tener en cuenta aspectos relacionados con el lenguaje en todos sus modos de expresión. El texto implica la escritura, la escritura implica la palabra, la palabra implica la oralidad y la oralidad se contrapone a la escritura en su modo de hacer llegar los pensamientos. Además, el signo lingüístico, ya sea palabra, letra escrita o cualquier tipo de grafía como la pintura, une el objeto con el pensamiento, la idea con la cosa. De ahí la importancia del desarrollo que el tratamiento de esta cuestión ha tenido en los últimos años por parte de filósofos y lingüistas de muy diferentes escuelas.
El lenguaje une el objeto con el pensamiento, la idea con la cosa. Esta unión diádica parece clara en el lenguaje hablado. Es un diálogo que trata de unir los hechos que observamos con nuestro modo de observarlos. Es un modo d…

Baudrillard y la realidad

Podemos acercarnos a Baudrillard manteniendo que la realidad ya no es la que era. Si Marx, supeditando todo el quehacer humano a la economía, Nietzsche, entreviendo que el lenguaje determina todo lo que se pueda pensar y decir sobre lo existente, o Freud, manifestando que todo comportamiento humano está dirigido por el inconsciente, han sido considerados los filósofos de la sospecha, Baudrillard pone su empeño en denunciar que ya no podemos hablar de la realidad como algo real, sino que la realidad se ha convertido en un desierto en el que ya no hay nada. A este desvanecimiento de lo real han contribuido tanto los grupos de poder o clase supuestamente dominante, como la masa o clase supuestamente dominada. Lo que impera, según sostiene Baudrillard, es la simulación de la realidad, el simulacro de la realidad: “La simulación [...]es la generación por los modelos de algo real sin origen ni realidad: lo hiperreal1 Ya no hay una realidad a la que se puede acercar el científico o el pe…

GRITOS DESDE EL SILENCIO

El silencio puede ser rasgado por diferentes sonidos, más o menos agudos, más o menos graves. Pero también puede ser desgarrado por voces contrariadas que, desde la lejanía, acaban llegando a nosotros como un grito, como el alarido que la herida produce. El enigma de la docilidad. Sobre la implicación de la Escuela en el exterminio global de la disensión y la diferencia, escrito por Pedro García Olivo y publicado por la editorial Virus (¡virus, qué gran nombre para una editorial!) en el año 2005, pertenece a este tipo de grito o alarido desesperado, sabedor de la imposibilidad de su eco y, por eso, tremendamente necesario. Además, denuncia cómo se puede manipular las conciencias desde un despotismo silencioso, ausente, camuflado e impalpable que, a pesar de sus precauciones, deja escapar un chirrido molesto y monocorde a modo de grito también. Tenemos, por tanto, dos tipos de gritos: uno, el del desesperado que trata de hacerse oír a pesar del silencio al que ha sido condenado; otro,…